Cuidado y mantenimiento

Antes de proceder al montaje de un turbo en el vehículo, es necesario realizar varias comprobaciones para que al instalarlo el funcionamiento sea el optimo desde el primer momento.

   - En primer lugar siempre hay que asegurarse de que el turbo tenga un buen engrase, en especial en aquellos turbos con geometría variable. Siempre que sea posible, se recomienda realizar un ligero engrase para garantizar una buena lubricación. De este modo evitaremos un gripaje del eje ya que es un elemento que está sometido a un régimen de giro muy elevado.

   - Siempre comprobar las condiciones de la admisión y el filtro del aire. Se recomienda remplazar este último antes de instalar un nuevo turbo en un vehículo. Es una avería muy común la que se produce al dañarse la rueda compresora o la turbina de admisión por partículas que les entran a través del conducto de aspiración. Esta suciedad que aparentemente no afecta al sistema, en realidad puede producir graves averías.

(Imagen tomada de video promocional de AVESA utilizando cartuchos D-Turbolader para reparar un turbo)